Emprendedores en movimiento

Una de las principales inquietudes de quien está dispuesto a iniciar su propio negocio es la de cuánto y en qué momento deben invertir en equipo e infraestructura. ¿Debo rentar una oficina? ¿Compro más computadoras y software? ¿Invierto en un auto? Estas son algunas de las preguntas que con frecuencia me hacen mis clientes y amigos, en función de los distintos negocios que tratan de iniciar.

Yo trato de valorar cada caso e incluso lo comento con otros colegas, pues no creo en reglas inflexibles que funcionen para todos los negocios. Pero la experiencia me ha permitido descubrir algunas pautas que pueden servir de orientación y adaptarse a las distintas circunstancias. En lo que se refiere a las inversiones para equipar un negocio, el consejo que puedo dar a manera de guía es que se identifique lo verdaderamente indispensable para comenzar o lo que agilizará las operaciones de la empresa; éstas deben ser las prioridades.

equipo de computación

Me explicaré mejor con un ejemplo. Mi sobrino acaba de graduarse del Conservatorio Nacional de Música del INBA. Su sueño es integrarse a una orquesta, pero ello requiere que perfeccione sus habilidades, adquiera experiencia y encuentre oportunidades. Mientras todo eso sucede, ya encontró una forma de obtener ingresos; ha conseguido unas horas como maestro de música en una escuela y varios alumnos para clases particulares de flauta (el instrumento en que se especializa). El pequeño inconveniente es que él vive en el norte de la Ciudad de México, la escuela se encuentra en la colonia Roma y sus alumnos de clases particulares están diseminados por varias delegaciones.

Al comentarme la situación, también me dijo que ha pensado en comprarse un coche, pues así le resultaría más fácil trasladarse. Pero no se ha decidido porque no cuenta con el dinero para pagarlo de contado y tampoco está muy seguro de comprometerse con un crédito automotriz. Otro de sus motivos de duda es que ni siquiera sabe por cuánto tiempo se mantendrá en su eventual negocio: “¿Para qué me endeudo con un banco o financiamiento automotriz, si tal vez el próximo año decida enseñar música en otra ciudad o continúe mis estudios en el extranjero?”

Si su negocio implica la movilidad o es un proyecto temporal, que les permitirá escalar hacia otro objetivo, lo mejor que pueden hacer es invertir en soluciones a corto o mediano plazo. A mi sobrino le recomendé que buscara una arrendadora en México y averiguara si brindan el servicio de leasing. Así puede rentar un auto por un periodo de doce o dieciocho meses y al término del contrato podrá cancelarlo o renovarlo, según sus necesidades y objetivos laborales.

Lo mismo puede aplicarse a otros casos semejantes. Si tienen un negocio en línea y cuentan con el equipo necesario para trabajar en casa, no se comprometan con un contrato anual para rentar una oficina; mejor esperen a ver cómo avanza el negocio y destinen su dinero a optimizar otras herramientas (por ejemplo, contraten un mejor servicio de internet). Lo importante es que establezcan bien sus prioridades y objetivos a corto y mediano plazo y también que ahorren para el futuro.