Crear o vender una empresa, ¿cuál es tu dilema?

En el mundo empresarial hay muchos recursos para lograr realizar muy buenos negocios, desde la creación de empresas o ser inversionista.

Crear empresas que con el tiempo sean exitosas requiere de varios elementos claves, que van desde un liderazgo de alto nivel con visión de crecimiento y expansión, así como productos o  servicios que ofrezcan a sus clientes calidad y buen precio.

Hoy día se está impulsando la creación de empresas startup o empresas emergentes, donde se estimula el deseo de emprender por parte de una persona para montar un nuevo negocio. Así la idea del nuevo negocio que apenas se empieza a construir se dice que son empresas emergentes, que se caracterizan principalmente por su apoyo en la tecnología y la calidad con un alto nivel de proyección.

Una empresa o negocio startup tiene dos grandes diferenciadores: el primero es que a pesar de su corta trayectoria y a la falta de recursos o financiación puede hacerle frente a su negocio cuando apenas empieza. El segundo es que sus productos o servicios ofrecen un alto valor agregado y tiene una validación comercial no mayor a dos años.

Siendo empresas de baja inversión y sin servicio de cara al público, se tiene la posibilidad de tener cualquier lugar del mundo cómo “oficina”, ofreciendo un ahorro en su implementación, siendo los hogares, las incubadoras, los aceleradores, los espacios de co-trabajo, oficinas compartidas y centros de negocios los tipos de lugares para aterrizar las “ideas”.

La otra cara de la moneda son aquellas empresas que ya tienen un tiempo funcionando y han alcanzado posicionarse en su nicho de mercado. Aquí los empresarios, para su expansión o evitar su desplome, recurren a medios para buscar la máxima rentabilidad a su inversión y esta pude ser la de buscar accionistas o vender su empresa.

El empresario busca vender su empresa cuando:

Venta de Empresas

1) La liquidez y diversificación patrimonial puede ser uno de los motivos principales para el empresario.

 

2) La sensación de tocar cumbre puede ser otra razón que estimule al empresario a vender su compañía, al considerar que le faltan medios financieros, organizativos o técnicos para continuar en el proyecto.

 

3) La sucesión familiar es un fantasma que aparece ya sea en su segunda o tercera generación, cuando no hay un sucesor que quiera liderar el proyecto o la fragmentación del capital es muy superior a la dimensión del negocio, por lo que parece ineludible buscar una nueva gestión de nuevos accionistas.

 

4) Los conflictos entre socios a veces surgen y a menudo se trasladan imprudentemente al negocio, al existir relaciones propiedad-trabajo-familia. Esto sucede muy a menudo en nuestro país, por lo que la venta de empresas en México se llega a dar con relativa frecuencia.

 

Si el empresario se encuentra en alguno de los 4 puntos anteriores, lo ideal es recurrir a un buen asesor que ayude en una decisión tan estratégica y así reducir riesgos y maximizar el éxito de la operación.

De igual forma, si se decide recurrir a inversionistas para que ayuden a inyectarle vida a tu negocio, será necesario contar con tu plan de negocios y también  un buen asesor para reducir riesgos y maximizar el éxito de la operación.