¿Cómo ha evolucionado el trabajo de oficina?

Con todo este tema de los adelantos tecnológicos y la aparición de nuevas necesidades, junto al desarrollo de talentos y habilidades que se ajusten a todos estos cambios, ha hecho que el perfil de una oficina también se vea impactado.

Se está migrando la imagen de una oficina clásica, a través de ciertas mutaciones interesantes que poco van tomando oficinas vanguardistasuna forma muy diferente.

Las tendencias en países como Estados Unidos, Inglaterra, Japón y algunos países nórdicos están poniendo de manifiesto los profundos cambios que experimenta la naturaleza del trabajo de oficina.

Los avances tecnológicos en informática y comunicaciones están permitiendo la aparición de nuevas formas de organizar el trabajo, alterando las ya existentes.

Además, se están mostrando nuevos modelos de relación entre la empresa y el trabajador, incluso cambiando conceptos tan arraigados como disponer de un lugar fijo para ir a trabajar todos los días.

Estos cambios tendrán, sin duda, un impacto en las condiciones propias del trabajo, impacto que empieza a preocupar a los organismos relacionados con los riesgos laborales y cuyas consecuencias sobre la salud y bienestar de los trabajadores todavía no han sido evaluadas.

Veamos con qué nos podemos topar en el próximo lustro, más o menos:

  • El progreso tecnológico, que proporciona a las empresas herramientas más potentes y eficientes para manipular la información, comunicarse a distancia y ser más productivos, ha hecho que los lugares de trabajo se adapten para recibir a estas nuevas herramientas, ya que la necesidad de ser competitivos es el punto determinante e imprescindible.
  • La creciente versatilidad de los trabajadores va en aumento, debido a la evolución tecnológica, donde todo tiende a pasarse a ceros y unos, es decir, a automatizar ciertas tareas. Por lo que ahora hay que buscar la mayor eficiencia que se puede alcanzar de dichas herramientas, todo con la necesidad de ser competitivos. Bajo este la tecnologia y el trabajopanorama, las empresas están tendiendo a concentrar las actividades técnicas, de gestión y en general todas las relativas a trabajos de oficina, asignándolas a un menor número de puestos. Esto está originando que los puestos sean más versátiles e intensos. Aquí los muebles para oficina tendrán que adaptarse para ser más flexibles y conseguir realizar con ellos todo tipo de tareas. Con esto se tiende a la desaparición de los muebles especializados a favor de los más versátiles.
  • Organigramas más planos. Entre las tendencias se pueden detectar que los puestos especializados van ir desapareciendo a favor de puestos que abarcan muchas tareas y con ello las estructuras organizativas cambian por completo. Como hay menos personas que coordinar para cada actividad se reduce también la necesidad de puestos de mando intermedios. Esto afecta a la distinción jerárquica del mobiliario, de modo que los puestos directivos irán mostrando una presentación más similar a las áreas técnicas o administrativas.
  • Mayor comunicación y trabajo en equipo. Los puestos de trabajo puramente individuales también tienden a desaparecer. Al abandonarse las estructuras altamente jerarquizadas y las tareas celulares se tiende a buscar una comunicación más horizontal y constante entre los trabajadores. Esto implica más trabajo en equipo, más reuniones y una planificación abierta de los espacios. El mobiliario ideal es aquel que ofrezca una mayor posibilidad para reunirse, por lo que se irán sustituyendo progresivamente los despachos cerrados por espacios abiertos, separados con mamparas. Todos estos cambios requieren que las empresas realicen de forma planificada la renovación del mobiliario.

Como verás, son cambios que quizás ya comiences a experimentar en tu trabajo o están próximos a realizarse. En sí, estos cambios se estarán efectuando de forma progresiva y dependiendo también del giro de la empresa.

Independientemente de tu caso, ten presente que la constante de todo esto es la adaptación a los cambios y tu reto es que consigas adaptarte lo antes posible a ellos.

Tu mejor propósito: impulsar tu negocio

Los emprendedores no tenemos muchas dificultades para definir los propósitos de año nuevo. De hecho, hay uno que está en nuestras mentes cada día y en todo lo que hacemos, el de hacer que nuestro negocio crezca. Por supuesto que tenemos otras actividades y objetivos, pero ese proyecto al que dedicamos tanto esfuerzo, creatividad y tiempo representa mucho más que una fuente de ingresos; es una parte de nuestras vidas y una expresión de lo que somos.

impulsar tu negocioMantener una empresa en óptimo funcionamiento no es tarea fácil. Además del trabajo constante, con frecuencia es necesario sortear obstáculos, superar imprevistos y hacer frente a crisis, tanto internas como externas. En esas ocasiones se ponen a prueba las capacidades financieras y logísticas de la empresa, y muchas veces resulta necesario solicitar apoyos, como créditos o financiamientos, para salir adelante.

Necesidades como la reparación o renovación de instrumentos, la contratación de personal, el pago a proveedores o la compra de materiales e insumos adicionales son algunos de los requerimientos que pueden tomar a los empresarios por sorpresa. Afortunadamente, para salir de ellos existen recursos como el factoraje financiero, que otorgan el capital necesario para solventar ese tipo de gastos, sin los plazos y exigencias que imponen otro tipo de créditos.

La principal ventaja del factoraje financiero es que las cuentas por cobrar de la empresa se pueden poner como garantía para la obtención del crédito. De esta forma, no se arriesgan otros bienes ni se adquieren compromisos que luego no se puedan cumplir. Consideremos un ejemplo para ver cómo funciona esto.

tarjetas para navidadSupongamos que una empresa dedicada al diseño tiene que entregar un pedido de tarjetas navideñas. Ya se concluyó con un 40 por ciento del pedido, pero en ese momento el equipo de impresión sufre una avería y es necesario reemplazarlo. La herramienta debe comprarse de inmediato, pues de lo contrario el pedido no se podrá completar; pero si en ese momento no cuenta con el capital suficiente para semejante gasto, la empresa puede verse en serios aprietos y tendría que comprometerse con un préstamo bancario, por ejemplo, o arriesgarse a quedar mal con el cliente.

Para casos como este, el factoraje por cobranza directa resulta una opción más sencilla y viable. La empresa a la que nos referimos ha generado cuentas por cobrar, al vender sus productos y servicios a distintos compradores. Al solicitar un crédito con una institución de factoraje financiero, la empresa cede los derechos de sus cuentas por cobrar a cambio de un adelanto que puede ser hasta del 90 por ciento del monto. La institución de factoraje cobra las cuentas al comprador en los plazos estipulados y al término del pago deposita el remanente del total en la cuenta de la empresa. Dicho en palabras más sencillas, el factoraje permite recibir un adelanto de los ingresos que obtendríamos por nuestros productos. En situaciones como la del ejemplo que planteamos, ese adelanto permite comprar las herramientas necesarias para que la empresa siga trabajando y la entrega se cumpla.

Si tu propósito para el nuevo año es impulsar tu negocio, considera al factoraje financiero entre tus opciones. Empresas mexicanas como Unifin están listas para darte toda la asesoría y atención que necesitas.