Defiende tu vida personal

¿Vives para trabajar o trabajas para vivir? Quizá la respuesta correcta no está en ninguno de los extremos de este dilema. Si el único atractivo que le ves a tu trabajo es que te proporciona los recursos necesarios para cubrir tus medio de trabajogastos básicos, deberías pensar en un cambio. Como sostenía Marx, el trabajo debe ser una oportunidad para desarrollar tus habilidades, manifestar tu creatividad y descubrir lo que eres capaz de lograr. Claro que debes obtener una retribución, pero además del aspecto económico, es importante sentir que el trabajo te hace crecer como persona.

Del otro lado, si tu empleo es tan importante para ti que apenas si tienes tiempo para compartir con tu familia, ver a tus amigos o cuidar tu salud, también necesitas replantear algunas cosas. La diversión, la cultura, las relaciones interpersonales, el ejercicio y el descanso también son indispensables para llevar una vida plena, pero es prácticamente imposible fomentar todos estos aspectos si tu jornada laboral excede por mucho las ocho horas.

Investigaciones recientes en el ámbito de la psicología del trabajo y la organización laboral han demostrado que los trabajadores más productivos son aquéllos que mantienen un equilibrio entre la vida profesional y la personal. Muchas empresas han puesto en práctica diversas estrategias para aprovechar más la jornada de trabajo y permitir que los empleados tengan más tiempo para cultivar otros aspectos de sus vidas.trabajar para vivir

Estas son algunas de las iniciativas que han puesto en práctica:

Reducir de la jornada de trabajo

La jornada de trabajo tradicional es de ocho horas, mismas que llegan a parecer insuficientes cuando no se tiene una organización adecuada. Pero algunas empresas han comprobado que con tres horas de trabajo por la mañana y tres por la tarde, bien aprovechadas, pueden operar con efectividad e incluso ser más productivas que con las jornadas de ocho horas. La clave está en distribuir bien el trabajo y en contar con personal capacitado para las distintas áreas operativas de la empresa.

Implementar el home office

Gracias a las nuevas tecnologías, muchos trabajos pueden trabajo sencillodesempeñarse adecuadamente, sin necesidad de acudir todos los días a una oficina. Con esto no sólo se tiene más comodidad, sino que se ahorra tiempo en traslados. Y esas horas que se invertían en ir y venir de la oficina, pueden dedicarse al ejercicio, al descanso o a las actividades recreativas. Una ventaja más del home office es que la empresa puede ahorrarse los gastos que implica el mantener un espacio físico de trabajo; cuando hace falta un lugar para reunirse o hacer una presentación a los clientes, se pueden buscar oficinas amuebladas en renta y alquilar por un corto plazo.

Crear un ambiente laboral agradable

El entorno laboral también puede propiciar el desarrollo de la vida personal. En una oficina donde se da una convivencia sana y respetuosa, es fácil que los colegas se conviertan en amigos y que a lo largo de la jornada de trabajo también se den momentos para la diversión y el esparcimiento. Un equipo de trabajo en el que hay buenas relaciones también es más productivo.