Invertir es posible, si se elige adecuadamente

Seguramente todos deseamos invertir en algo que mantenga el valor del dinero invertido, sobre todo con los recientes deslizamientos del dólar, que nos ponen a temblar con frecuencia.

Las alternativas para invertir existen; sin embargo, cada una requiere de tener claro el propósito de la inversión, el tiempo que se prevea para usar u observar rendimientos y el tiempo que se le desee dedicar.

No se trata simplemente de aventarse a realizar una compra, así nada más.

invertir

Por ejemplo, invertir en Fondos de Inversión o en la Bolsa de Valores es viable, pero se recomienda informarse y en algunos casos capacitarse para decidir la forma en que se invertirá el dinero.

Si optas por los Fondos de Inversión, contarás con un asesor que te pueda guiar para decidir cómo conformarás tu portafolio de inversiones.

En caso de que la Bolsa de Valores te atraiga, las Casas de Bolsa, a través de las cuales operarás, ofrecen capacitación en simuladores, en donde se puede invertir “dinero virtual” y observar la forma en que se comporta el mercado, leer reportes y tomar las decisiones, sin que haya en juego dinero de verdad.

Una vez que se vislumbra lo que implica invertir en la Bolsa de Valores, ahora sí puedes meter el dinero real para comenzar a moverlo.

En la Casa de Bolsa se puede operar en un esquema de Renta Fija, que es muy similar al de los Fondos de Inversión, pues el dinero invertido está asegurado y lo peor que puede suceder es que se mantenga sin ganar intereses significativos.

O bien se puede invertir bajo el esquema de Alto Riesgo, no apto para cardíacos, pues las decisiones que tomarás pueden multiplicar tu dinero en uno o dos días, o bien puedes perderlo todo en ese mismo lapso.

De cualquier forma, la Bolsa de Valores no es para novatos y no hay que dejarse llevar por las recomendaciones del amigo del hermano del primo de un conocido que le platicaron… blah, blah, blah.

La Bolsa de Valores requiere que se sepa lo que sucede, o puedes terminar como la gran cantidad de inversionistas que en 1987 se vieron afectados por un desplome de la Bolsa Mexicana de Valores.

bienes-raices

Cuando se antoja una vida menos agitada, se puede recurrir a los Bienes Raíces.

Si se dispone de un capital para invertir y no se requerirá en al menos dos o tres años, esta opción te puede interesar.

La compra de un inmueble como forma de inversión es algo que requiere tiempo para crecer su valor, pero es mucho más estable que las inversiones mencionadas, por eso es una alternativa si no utilizas el dinero en un mediano o largo plazo.

Es importante que las inversiones se diversifiquen en varios lugares, aprovechando que en algunas ciudades la plusvalía se eleva de forma muy atractiva para los inversionistas.

Ya sean casas, departamentos o hasta parques industriales, existen alternativas muy buenas, que precisamente se prestan para la inversión, aprovechando que de no usarse para vivir en ellas, se pueden rentar y hacer que prácticamente se paguen solas.

Hay alternativas interesantes, pero se debe tener muy claro hasta donde desea uno sumergirse en los mundos de la inversión.