La venta de la luisiana

El día de mañana haré un viaje del cual tengo altas expectativas y ha de durar tres semanas y cuatro días.

Primero volaré a Monterrey en un vuelo de VivaAerobus, donde veré a uno de mis amigos, con quien manejare hasta la ciudad de Baton Rouge; ahí pasaremos una semana y después conduciremos a la vieja ciudad de New Orleans, un lugar del mundo muy especial.

new-orleans

De todos los estados de la Unión Americana, Luisiana es el estado con la mayor historia, así como probablemente la más interesante, que muchas veces hasta los propios norteamericanos no la conocen adecuadamente, aunque haya sido el establecimiento de este estado el que le haya hecho a los Estados unidos aumentar más del doble en tamaño y el puente para llegar y dominar todos los territorios de la costa oeste.

A principios del Siglo XIX, Napoleón Bonaparte estaba en guerra con todas las monarquías de Europa, quienes querían a toda costa extinguir el incesante fuego de la Revolución Francesa, cuya influencia amenazaba fuertemente a la Europa conservadora.

En el año de 1798, Francia había perdido toda su flota a manos de las fuerzas navales británicas, un golpe muy duro para la economía francesa, debido a que sin el uso de su flota era imposible proteger el mercado proveniente del Caribe, ya que los británicos y los holandeses hacían muchos bloqueos comerciales con sus flotas, esto siendo un acto que podría quebrar económicamente a Francia en muy poco tiempo, consecuentemente impidiéndoles mantener a sus tropas activas.

louisiana

En esos años, Francia era dueña de más de la mitad de lo que hoy son los Estados Unidos de Norteamérica y cubrían todos los estados desde Luisiana, hasta Montana, un territorio sumamente extenso, en el cual los franceses realmente no estaban haciendo nada.

Por el otro lado, los ojos del presidente norteamericano Thomas Jefferson  se extendían hasta el oeste, soñando de una manera objetiva con poder unir el océano Pacífico y el Atlántico, a través de una sola nación de americanos libres y soberanos.

El presidente Jefferson, siendo el hombre hábil que era, sabía muy bien por la posición que atravesaba Francia, una nación por la que tenía mucho amor, ya que pasó 5 años ahí, durante la guerra de independencia norteamericana, tratando de negociar una alianza con el rey Luis XVI y su esposa María Antonieta, un objetivo que terminó por cumplir.

Conociendo bien el clima político que se vivía, el presidente Jefferson invitó a una delegación Francesa a Washington, para negociar una posible compra del territorio por el gobierno del los Estados Unidos.

Las negociaciones fluyeron muy bien, ya que en ese entonces, gracias al presidente Jefferson, existían muy buenas relaciones bilaterales.

El gobierno de Napoleón Bonaparte decidió vender ese territorio por la humilde cantidad de 15 millones de dólares.

Muchos ministros del gobierno francés estuvieron en desacuerdo, a lo que Bonaparte les contesto “Los ataques frontales no siempre son los mejores, es por eso que decidí fortalecer a esa humilde nación que un día pondrán a los británicos de rodillas”; ese día  llegó en el año de 1812.

Louisiana2