Medidas de seguridad imprescindibles para tu negocio

En algunos de los lugares en donde he dado conferencias acerca de emprendimiento y desarrollo de negocios, me han tachado de exagerado cuando digo que uno de los requisitos esenciales para arrancar es la instalación de sistemas de seguridad.

Pero si bien hay países y ciudades en donde los asaltos a comercios o los atentados contra la seguridad de los emprendedores son todavía una rareza, lo cierto es que ningún lugar en el que se manejen mercancías, equipo tecnológico, dinero en efectivo, o cualquier otro bien que pudiera ser codiciado por la delincuencia, debe estar desprotegido.

seguridad-negocios

Una buena cerradura, protección en las ventanas y un sistema de alarma que dé aviso a la estación de policía más cercana son apenas los puntos básicos. Como bien saben los especialistas de las empresas de seguridad privada en México, un país donde la delincuencia se ha sumado a los numerosos obstáculos que deben superar los pequeños negocios, es necesario un trabajo coordinado entre la policía, los empresarios y los trabajadores para prevenir el crimen.

Respecto a lo que podemos hacer como emprendedores, para evitar ser víctimas de la delincuencia, existen varias medidas que no debemos omitir y que junto con un buen equipo de seguridad nos ayudarán a evitar pérdidas y, sobre todo, a prevenir tragedias.

Los menciono a continuación:

  • Colocar cerraduras en puertas y ventanas y asegurarse de que todos los encargados del negocio sepan manejarlas. Si es necesario, solicite a los consultores de seguridad o a la empresa encargada de la instalación del sistema, que imparta una capacitación para el manejo de cerraduras y alarmas.
  • Estar alerta y observar los alrededores, mientras se abre y se cierra el negocio. Lo más recomendable es que siempre haya dos personas para llevar a cabo esta operación, una que manipule las cerraduras y otra que vigile. Si se detecta una presencia sospechosa (un auto desconocido que lleva un buen tiempo estacionado en la zona o alguien que merodea en los alrededores), lo mejor es aguardar para abrir o salir del negocio y llamar a la policía.
  • No guardar más efectivo del necesario en la oficina o el local. Recomiende a sus clientes y proveedores que las transacciones se lleven a cabo por medios electrónicos, como pagos con tarjeta o transferencia bancaria. Si el manejo de efectivo es imprescindible, deposite la mayor parte de ello en el banco.
  • Cambiar con frecuencia el día y la hora para llevar a cabo los depósitos bancarios, así como la ruta que toma para ir a la sucursal. Los delincuentes son hábiles para detectar y aprovechar este tipo de rutinas.
  • Instalar iluminación adecuada dentro y fuera del local. Si el alumbrado público es deficiente, habrá que hacer un esfuerzo por complementarlo. Evite los accesorios, decorados o recursos de almacenamiento que obstruyan la visibilidad.
  • Revisar cuidadosamente los antecedentes y las referencias al momento de contratar nuevos empleados. No asigne tareas ni responsabilidades que impliquen el manejo de información confidencial a personal de muy reciente ingreso o de quien no tenga referencias claras.

En los tiempos que vivimos, la seguridad es un asunto que concierne a todos y un tema en el que cada ciudadano puede y debe aportar algo para llegar a una solución.