Reestructurar

La reestructuración en la vida es un aspecto crucial para la renovación del ciclo que mantiene la fluencia del universo circulando de una manera saludable y perfecta, siendo esto algo que debemos de tener muy en mente y nunca oponernos.

Este proceso es uno que lo cubre todo, desde la reestructuración financiera, hasta la reestructuración mobiliaria, hasta la reestructuración personal de un individuo en mente, cuerpo y espíritu para poder encontrar la felicidad dentro de nosotros mismos, sin tener que irle a buscar en otros lugares.

Este es un principio que debemos de tomar muy enserio, ya que el propósito general  de la humanidad, además de reproducirse, es el cultivo de la felicidad, en el campo de este espacio reducido llamado vida.

La reestructuración y la felicidad, aunque parezcan ser conceptos separados, son conceptos no solamente similares, sino íntimamente relacionados de la misma manera en el que el remo se relaciona con la barca.

Nos pasa con mucha frecuencia a los seres humanos que deseamos cosas constantemente, cosas que mientras parezcan casi imposibles, incendian más nuestro deseo; sin embargo, al llegar ahí nos damos cuenta de que el fuego de nuestro deseo era artificial, un fuego creado por una extraña fuerza que no está escrita en el destino.

Lo mismo sucede en todos los aspectos de la vida.

El deseo de los hombres es como el viento, que impulsa a las embarcaciones a través de la tormenta, es una voz diseñada por el autor del universo para hacer que la fábrica del mundo cumpla sus ciclos, sin los cuales todo lo que existe en el plano ocular y del corazón, dejase de existir al aguarse bajo sus propias embarcaciones.

Esto significa que la voz del deseo puro es la voz de la verdad y si el deseo, al alcanzarse a sí mismo, desea renovar su búsqueda, entonces los hombres también hemos de renovar todo lo que existe y dejar ir el agua cuando ésta cubre las cavernas.

renovarse

El dejar ir o el perder la aprensión de las cosas es el superar el temor de encontrarnos con nosotros mismos, ya que no importa cuan vanidosa sea una persona, ésta nunca podrá verse al espejo por siempre, algo que fuera de la lógica tiene raíces muy profundas en la aritmética de la verdad.

Debemos de saber que el cambio es la única verdadera fuerza en el mundo, ya que lo único que es verdaderamente constante es la renovación.

El mundo digital, un mundo que desciende directamente del hombre, es un mundo donde las actualizaciones son tan importantes como el producto en sí y aquellos que ignoran las actualizaciones de sus aparatos digitales terminan simplemente por perderlos, ya que se le acorta la vida a dicho equipo.

Lo mismo sucede con nuestra mente.

Para poder renovar nuestra mente, tenemos antes que renovar nuestros pensamientos ya que una red enorme de pensamientos es lo que conforma la masa flexible de la mente misma.