¿Por qué vivir en la Condesa?

Encontrar la mejor zona para vivir es un proceso complejo, que requiere tiempo, así como la consideración de varios factores. Uno de ellos es la ubicación. En la mayoría de los casos, queremos vivir en una zona bien comunicada; esto es, que existan conexiones con las principales arterias viales de la ciudad y que haya diversas alternativas de transporte público.

Sin embargo, en grandes metrópolis, como la Ciudad de México, una zona que cumpla con requisitos como los anteriores, por lo general también es una zona que adolece de problemas como el ruido, el tránsito vehicular elevado, la sobrepoblación y los índices de contaminación más elevados. Y como para vivir también es imprescindible la tranquilidad, se puede seguir la tendencia a distanciarse de las zonas céntricas y más sobrepobladas, para instalarse en lugares menos conflictivos, pero acaso también más apartados de los lugares a donde frecuentemente necesitamos ir.

Pero, ¿qué tal si existiera una colonia que reuniera las características de una buena ubicación con las de un ambiente tranquilo y seguro? Sin duda, muchos querrían mudarse a un lugar así ahora mismo pero, ¿existe algo semejante en nuestra inmensa ciudad? Para nuestra fortuna sí, todavía quedan zonas en las que se puede disfrutar de una buena calidad de vida, sin tener que trasladarse prácticamente a otro estado.

El circuito Roma-Condesa goza de una ubicación privilegiada, pues desde ahí se tiene un fácil acceso a los puntos más importantes de las zonas sur y norte de la ciudad, así como al Centro Histórico, Polanco o Chapultepec. No obstante, pese a ser un área céntrica y popular, no muestra ni la saturación ni el acelerado ritmo de vida que se registra en otras colonias cercanas al centro.

Tales características han bastado para mantener a las colonias Condesa y Roma entre las áreas con mayor plusvalía en la Ciudad; es decir, que las inversiones en bienes raíces que se hagan en esa zona serán redituables en el futuro, pues tenderán a incrementar su valor.

Pero esto no es todo; a continuación te presentamos otras muy buenas razones para vivir en la Condesa.

Oferta cultural y recreativa

En la Condesa y en su vecina, la Roma, nunca faltan lugares atractivos a dónde ir o actividades interesantes por hacer. Hay salas de cine y conciertos, librerías y espacios culturales para quienes disfrutan del arte. La variedad de ofertas gastronómicas la hace un punto ideal para los que gustan de la buena cocina y si lo que se busca son lugares para disfrutar de la vida nocturna, pueden hallarse para todos los gustos e intereses. No se deben olvidar los parques y jardines, para pasar un buen rato al aire libre.

Habitantes de distintos rumbos de la ciudad van de paseo a la Condesa para disfrutar de todos estos atractivos. Ahora imagina cuánto más podrías aprovechar viendo ahí.

Áreas residenciales tranquilas

Aunque la Condesa es sinónimo de actividad y entretenimiento, también cuenta con muchos espacios para la tranquilidad. Entre ellos, por supuesto, están diversos edificios de departamentos Condesa, en los que puedes encontrar un espacio para vivir, trabajar y relajarte sin que el mundo exterior te perturbe.

Diversidad de opciones para vivir

Ya que hablamos de los departamentos en la Condesa, debemos tocar un punto que quizá sea uno de los motivos por los que no te has decido a mudarte; los elevados costos que pueden tener un alquiler o una hipoteca en esta colonia. En efecto, no es una zona barata; sin embargo, el invertir un poco más para vivir ahí puede tener sus beneficios, como el disminuir gastos en transporte. Si tu lugar de trabajo está en zonas aledañas, como Chapultepec o Polanco, hasta podrías desplazarte a pie o en bicicleta. Por otra parte, hay varias alternativas para vivir ahí, reduciendo costos, como el compartir departamento, si se trata de rentar, o buscar espacios más pequeños, como un loft o estudio.