Ventajas al alquilar un espacio para tu oficina

Para muchos empresarios y propietarios de pequeñas empresas, la cuestión de si comprar una propiedad o alquilar un espacio de oficina es una cuestión confusa.

Si le preguntas a un agente de bienes raíces profesional, él o ella probablemente te dirá que depende de tu situación particular.

La verdad es que, cuando se trata de esta importante decisión de negocios, realmente no existe una solución “de talla única”.

Por supuesto, si te falta capital suficiente para comprar un edificio comercial, entonces la decisión es muy sencilla de tomar.

De todos modos, el arrendamiento puede ser el movimiento más inteligente: las estadísticas muestran que la mayoría de los nuevos dueños de negocios comienzan con sus oficinas en renta y muchos consultores de negocios aconsejan alquilar su espacio de trabajo hasta que el negocio empiece a ser rentable.

Algunas de las ventajas al rentar tu oficina para instalar tu negocio son:

  • Una ventaja obvia al rentar una propiedad es la flexibilidad que proporciona. Cuando exista algún tipo de cambio en el contrato de arrendamiento, puedes fácilmente trasladarte a otra oficina que mejor se adapte a las necesidades de tu negocio y presupuesto.
  • Menos responsabilidades. El administrador de la propiedad o propietario es el responsable del mantenimiento, seguridad, remodelación y otros asuntos de gestión.
  • Pagos deducibles. Si el acuerdo es un verdadero arrendamiento (y el Servicio de Rentas Internas está de acuerdo), entonces los pagos de arrendamiento son deducibles como gastos de operación.
  • Sobre la hipoteca. No estar encerrado en un préstamo hipotecario te permite liberar efectivo y ponerlo donde se necesita. Esto es especialmente útil para los nuevos dueños de negocios.
  • Créditos fiscales. Un crédito por impuestos a la inversión es una reducción peso por peso en los impuestos federales sobre la renta, equivalente al 10 por ciento del costo del equipo al año en que el equipo se pone en uso. Mientras que el arrendador generalmente toma el crédito del impuesto, puede ser parte del beneficio en el arrendatario bajo la forma de un pago reducido del arriendo.
  • Tasas negociables. Si las propiedades inmobiliarias en tu área son abundantes, puede ser posible negociar un precio bajo en cuanto a tu contrato de alquiler.
  • Menos papeleo fiscal. Si tu negocio es el arrendamiento de espacio de oficina, tu declaración de impuestos será más fácil de presentar, en comparación con las formas interminables que los propietarios de edificios deben llenar.
  • Sin pago inicial. Cuando compras un edificio, se suele pagar entre el 20 a 25 por ciento del precio como un pago inicial y luego hipotecar el saldo. Cuando alquilas un espacio de oficina, sólo necesitas uno o dos meses del valor de arrendamiento antes de mudarse, lo que puede ser una verdadera bendición para los propietarios de pequeñas empresas con escasez de dinero.

Y existe una ventaja más si tu negocio se adapta a una de las nuevas formas de renta de oficinas que ha salido al mercado y que son las llamadas oficinas virtuales.

Si este es tu caso, verás que tienes aún un mayor número de ventajas y entre ellas es que se reducen aún más tus costos de operación teniendo todas las ventajas de unas oficinas corporativas bien instaladas.

Si te interesa saber más de esta nueva alternativa de tener una oficina virtual, busca a Network Oficinas para que te ofrezcan un “tour”… No tienes nada que perder y sí, mucho que ganar.