Cuida tus pies de la diabetes

El pie diabético puede ser una de las complicaciones más graves de las personas que padecen esta enfermedad, la diabetes, por lo que deben tener ciertos cuidados muy específicos para evitar cualquier problema. Hace unas semanas acompañé a mi padre a una revisión, donde le dieron algunos consejos, los cuales quiero compartirles por si padecen este problema o tienen algún familiar en esta situación. No importa si son niños, jóvenes, adultos o ancianos, lo que les voy a decir aplica para cualquier edad, pues la diabetes se puede presentar en cualquier momento.

La actividad física es fundamental, por lo que los diabéticos necesitan hacer algún deporte para mantener una buena circulación en sus pies. Diversos médicos recomiendan que lo mejores son la caminatas, la natación y andar en bicicleta, pues son perfectos para ayudar a la circulación de la sangre. También hay algunos que se deben evitar, como los que conlleven algún tipo de contacto como el futbol, las artes marciales, entre otros, ya que podría provocar heridas que podrían complicar la situación del paciente.

La ropa también puede afectar a quienes padecen de esta enfermedad, por lo que se debe buscar la adecuada para no lastimar nuestros pies. Se debe utilizar calzado cómodo y que no oprima los dedos, así como evitar los zapatos de tacón alto. Otro consejo es usar de forma gradual los tenis o zapatos nuevos, para que el pie se acostumbre. Por otra parte, los calcetines o calcetas no deben ser muy ajustados, ya que no favorecen la circulación, además de que deben cambiarse a diario para evitar cualquier tipo de humedad que desencadene una infección.

Mantener un pie sano y cuidado también requiere una inspección constante, por lo que diario deben revisarse las plantas de los pies, entre los dedos y los dedos, las uñas y los tobillos, para verificar que no haya algún tipo de corte que después se convierta en úlcera. Si notas que tus uñas ya están largas, lo más recomendable es que acudas con un profesional de la materia para que no te ocasiones algún mal corte, si decides hacerlo tú, hazlo con mucho cuidado, recuerda que cualquier yaga puede ser un problema grave. Evita estar descalzo, ya que no sabemos con lo que tus pies se pueden encontrar y lo que podría provocar.  Así que si ya anduviste por tu hogar con los pies descalzos, lo mejor es que te revises.

Para finalizar, hablemos un poco de la higiene. Los pies deben lavarse a diario con productos que no sean irritantes para la piel y libres de químicos dañinos, posteriormente hay que secarlos perfectamente para que no se propague la humedad y aparezca algún tipo de infección u hongo. Ya cuando estén bien secos, lo siguiente es humectarlos con crema, recuerda tener cuidado con el tipo de productos que utilizas, ya que algunos podría desencadenar una reacción no deseada. En la medida de lo posible hay que evitar algunos productos como cuchillas o callicidas, lo mejor será acudir con un podólogo, explicarle nuestra situación y ellos nos podrán dar la mejor solución sin tener que afectar la salud de nuestros pies.