Así las Cosas

El día de ayer fui a recoger una báscula electrónica cerca del centro por lo que pase muy cerca del hundido templo mayor, lo que me hizo pensar en lo que ha de haber sido en aquellos tiempos cuando los colonizadores españoles y los Aztecas se encontraron rosto  en un conflicto de intereses magnánimo donde tuvieron, ambos lados, que poner todo en la línea para defender y expandir sus civilizaciones.  Un hecho que tenemos que entender para comprender bien este conflicto magnánimo es el hecho que en México se nos ha contado mal y editado.

Esto es debido a que en los libros de la SEP se nos pinta a los Aztecas como santos mártires quienes murieron asesinados por los mendigos hombres “ blancos”  de Europa vinieron a saquear estas tierras y destruir una civilización sagrada en Mesoamérica. Por supuesto, en esto hay algo de verdad, ya que los españoles si destruyeron una civilización entera y la remplazaron con otra buscando la expansión de sus ideales y sobretodo el enriquecimiento de la corona, así como la consolidación de su posicionamiento en las potencias del viejo mundo donde la tecnología y la ambición crecían día con día.

En el otro lado de la moneda y del océano, tenemos a la civilización Azteca, una civilización odiada por todo en continente americano debido a que ellos vivían para destruir a sus vecinos a quienes esclavizaban para darles una vida entera de trabajos forzados hasta la muerte, muy parecido a lo que hacían los egipcios con sus prisioneros  y con el pueblo judío. Sin embargo, los Aztecas llevaban todo un paso adelante y más allá, ya que tanto sus prisioneros como su propia gente eran sacrificados diariamente del modo mas atroz para con sus dioses.

Asimismo, los aztecas se ganaron no solo el desprecio sino el odio de las otras culturas que se encontraban a los alrededores, culturas quienes también tenían lo suyo y quienes no eran ningunos santos puesto a que muchísimas culturas mesoamericanas eran tan crueles como los aztecas en muchos aspectos aunque no tan extremos en toda la extensión de la palabra. Asimismo, para entender bien este conflicto entre civilizaciones totalmente distintas es necesario también comprender que esta larga guerra no fue entre españoles e indígenas sino entre una alianza hispano-indígena donde los españoles eran una minoría, simplemente que los comandantes españoles eran mucho mas capaces en el oficio de la guerra que las autoridades de su contraparte.

De hecho el señor Hernán Cortez  es considerado como uno de los mejores comandantes de su tiempo quien entendía la situación que tenia en frente  y sabía como explotarla mientras que los aztecas tenían un mando desorganizado, individualista y traicionero entre ellos mismos muy parecidos a la organización militar deplorable del mundo árabe. Peor aún, era el hecho que los guerreros aztecas, individualmente eran mucho mejores que los españoles como lo eran los guerreros águila y jaguar.

Así las cosas.

 

Para más información, visita: lacasadelabascula.com