¿Se puede prevenir la caída del cabello durante la quimio?

Después de algunas semanas de iniciar con las quimioterapias para erradicar el cáncer que me aqueja llegó uno de los efectos secundarios que más me aterraba experimentar: perder el cabello. No por peinarme o por cómo me iba a ver, sino porque es lo que les iba a decir a todo el mundo que me viera que tengo cáncer y empezarían las preguntas que tanto me incomodan. ¿Qué cáncer tienes? ¿En qué etapa? ¿Cómo te sientes con las quimios? ¿Cuánto te queda? No estaba dispuesto a responderlas ni a soportarlas. Pese a que soy el que sufre con los tratamientos, a quien le dijeron que tiene cáncer, nunca había visto muestra tan clara de mi enfermedad, como lo son ahora los huecos que hay en mi cabeza. Comencé a llorar la primera vez que me vi al espejo, mis padres y mi hermana trataron de consolarme. Con muy pocos resultados positivos.

Mi hermana era la que más sufría con mis ataques de pánico, me decía que no me preocupara, que nadie me haría preguntas sobre mi enfermedad, que ella lo evitaría; me decía que todo iba a salir bien, que la pérdida del cabello podría ser una señal de que las quimioterapias estaban funcionando, hasta que me aconsejó que visitáramos a mi oncólogo para preguntarle si había una forma para evitar la caída durante la quimio. Eso me alegró y me dio un poco de esperanza. Así que fuimos cuanto antes sin decirles a mis padres.

El doctor nos recibió con la amabilidad que siempre lo caracteriza, haciendo un espacio en su agenda para resolver todas nuestras dudas. Le preguntamos si se podía evitar la caída del pelo, pues era algo que me estaba ocasionando muchos problemas. Me dijo que actualmente no hay un método seguro para lograrlo. Comentó que en el pasado se utilizaban cintas, pañuelos apretados o bolsas de hielo como forma de reducir la caída, ya que se pensaba que evitaban el flujo sanguíneo de los folículos pilosos, pero nada de esto fue efectivo. Sin embargo, reveló que se han estado haciendo una gran cantidad de investigaciones para contrarrestar este efecto secundario, incluso comentó que hay algunos centros de quimioterapia donde aplican un tratamiento de infusión que disminuye la caída, pero no es nada confiable, ya que esto podría causar que algunas células cancerígenas se escondan en los folículos del cabello y el cáncer seguirá vivo en nuestro cuerpo, por lo que erradicarlo será aun más difícil y tardado.

Mi ánimo volvía a estar por los suelos, mi hermana no sabía qué hacer, como devolverme las fuerzas para seguir luchando, hasta que el doctor habló: “Estamos haciendo todo para eliminar al cáncer, tienes altas posibilidades, es una guerra que puede tardar muchos años y como toda guerra quedan marcas, siéntete orgulloso de contarle al mundo cómo ganaste no sólo la batalla, sino la guerra. No te avergüences de lo que padeciste, presume con orgullo tu fuerza y dedicación para hacerle frente a esta enfermedad que aterra a muchos”. Fueron palabras mágicas que me volvieron a motivar y recuperar el ánimo que había perdido. Después me dijo que podríamos usar un tratamiento capilar para acelerar el crecimiento de mi cabello, eso me puso aún más feliz.

La ventaja competitiva de las naciones, vista desde las condiciones de los factores alrededor de la empresa

Hoy en día, una de las grandes “incógnitas o dilemas” para una empresa es pensar en cómo tener una ventaja competitiva en su sector.

En este caso, nace la teoría de Michael Porter sobre la ventaja competitiva de las naciones en donde se proporciona una herramienta sofisticada para analizar la competitividad con todas sus implicaciones.

La teoría de Porter contribuye a comprender la ventaja competitiva de las naciones en el comercio y la producción internacional.

Su núcleo, sin embargo, se centra en industrias individuales o grupos de industrias, en las que se aplican los principios de la ventaja competitiva.

Su teoría comienza a partir de industrias individuales y se desarrolla en la economía en general.

Dado que las empresas, no las naciones, compiten en los mercados internacionales, comprender la forma en que las empresas crean y mantienen una ventaja competitiva es la clave para explicar qué papel juega la nación en el proceso.

Por lo tanto, la esencia de su argumento es que “la nación de origen influye en la capacidad de sus empresas para tener éxito en industrias particulares”.

Dada esta interdependencia, parece que para sacar conclusiones sobre la competitividad de una industria en particular, se necesita considerar las diferentes facetas del diamante competitivo de toda la nación.

Michael Porter considera la competitividad de un país en función de cuatro determinantes principales: condiciones de los factores, condiciones de demanda, industrias relacionadas y de apoyo; estrategia, estructura y rivalidad firmes.

A pesar de que estos determinantes influyen en la existencia de una ventaja competitiva de una nación entera, su naturaleza sugiere que son más específicos de una industria en particular que los típicos de un país.

La razón de esto es que, en la teoría de Porter, la unidad básica de análisis para comprender la competencia es la industria.

Considera que la industria es la zona en la que se gana o se pierde la ventaja competitiva, por lo tanto, tratar de aislar la ventaja competitiva de una nación significa explicar el papel que desempeñan los atributos nacionales, como el entorno económico, las instituciones y las políticas de una nación, promoviendo la capacidad de las empresas para competir en una industria en particular.

Veamos por ejemplo las condiciones de los factores que son los insumos que afectan la competencia en cualquier industria comprenden una serie de categorías amplias:

  • Recursos humanos: cantidad, habilidades y costo del personal (incluida la administración)
  • Recursos físicos: abundancia, calidad, accesibilidad y costo de los depósitos terrestres, acuáticos, minerales o madereros de la nación, fuentes de energía hidroeléctrica, zonas de pesca y otros rasgos físicos
  • Recursos de conocimiento: el conocimiento científico, técnico y de mercado acumulado en una nación en el ámbito de los bienes y servicios
  • Recursos de capital: el stock de capital disponible en un país y el costo de su despliegue
  • Recursos de infraestructura: las características (incluido el tipo, la calidad) y el costo de utilizar la infraestructura disponible

Al analizar estos factores como un prerrequisito para construir una ventaja competitiva, es relativamente poco importante enfatizar solo su cantidad o participación en una industria en particular.

Lo que determina su influencia en la competitividad es el grado de eficiencia y efectividad de la forma en que se implementan dentro de una industria.

Esto a su vez afecta directamente su potencial para influir en el establecimiento de una ventaja competitiva.

La Teoría de Michael Porter sobre la ventaja competitiva de las naciones es mucho más extensa, sin embargo con esta pincelada nos damos cuenta que la competitividad está en manos de factores intrínsecos e interconectados para que una empresa pueda destacar dentro de su sector.

Comida exótica mexicana que no todos se atreven a comer

Hace ya muchos años una de mis tías se fue a vivir a España y allá conoció a un hombre, se enamoraron, se casaron y procrearon un hijo. El pasado fin de semana mi primo vino por primera vez a México. Tuvieron que pasar 17 años para que poder conocerlo. A su llegada, una de las cosas que me dijo es que deseaba probar la comida mexicana de la que tanto le habla su mamá, pero no quería cualquiera, sino que quería probar platillo extravagantes, como las ratas en China. Así que me puse a pensar en comida extraña que conociera y lo llevé, por eso se me ocurrió escribir sobre los alimentos raros que podrían darles a los extranjeros que deciden visitar México.

Antes de decirte el primer platillo déjame preguntarte: ¿estás dispuesto a comer huevos de hormiga? Suena bastante asqueroso y la vista tampoco es tan agradable que digamos. Los escamoles son un alimento muy típico en el sur de la República Mexicana y se trata de los huevos de la hormiga liometpum apiculatum, como ya te lo mencioné antes. La preparación clásica es con mantequilla, mucha cebolla y ajo, y los puedes acompañar con alguna salsa, un guacamole o arroz. Pero también puedes disfrutarlos en sopa, a la cual le puedes echar hierbabuena y chiles de distintos tipos. Este platillo es alto en proteínas y dicen que a nuestros guerreros antepasados les proporcionaban energía.

Siguiendo con los animales rastreros, llegó el turno de presentarles los gusanos de maguey, que son una larva de mariposa. Son de color rojo o blanco y son de tamaño regordete, se obtienen de la famosa planta del maguey, la cual se utiliza para crear el mezcal. Tiene muchas formas de prepararse y de comerse. Una de las más comunes es simplemente asarlos y echarlos en una tortilla para comértelos en tacos. También se pueden servir en un plato, ya sea frito o asado, acompañados con una salsa o una ensañada de verduras. Pero si eres muy valiente, deberías probar comértelos vivos, lo cual hace mucha gente. Ya sea que te metas un gusano a la boca a la vez o te eches varios en una tortilla, sólo te recomiendo que tengas cuidado, porque estos animalitos tratarán de esconderse en tu boca y quizá tengas que corretearlos con la lengua.

Seguramente has comido algún platillo con huitlacoche, sobre todo las quesadillas y no crees que es un alimento que debería estar en esta lista. Pues déjame decirte que sí, tiene que estar. A pesar de ser muy rico, la forma previa del huitlacoche es lo que lo hacen entrar en esta lista. Se trata de un hongo que crece en las mazorcas de maíz y que las deforman, llegando a verse como protuberantes tumores de un elote, esto debido a que consumen los nutrientes del maíz, por lo que los agricultores esperan hasta que el hongo esté grande y feo, así será más nutritivo. Tiene un sinfín de preparaciones, pero verlo desde su forma inicial será lo que te haga dudar si debes probarlo o mejor dejarlo para otro día. ¡Buen provechito!

Fuentes de Financiamiento del Capital de Trabajo a Corto Plazo

Las fuentes de financiamiento que pueden usarse para gestionar las brechas en el ciclo del capital de trabajo son:

  1. a) Líneas de crédito

La empresa puede pedir prestado a los bancos por un corto plazo (por lo general, 30-60 días) contra una línea de crédito otorgada por el banco. Lo mismo se puede pagar una vez que los ingresos de las ventas se recogen de los deudores.

  1. b) Crédito comercial

A menudo, las buenas relaciones con los acreedores se pueden utilizar para extender el período de crédito como uno de los casos en el caso de un pedido grande y permitir el financiamiento a un costo menor.

  1. c) Factoraje

El factoraje o descuento de cuentas por cobrar puede acortar el ciclo del capital de trabajo y generar efectivo, sin embargo, esto generalmente tiene un costo mayor.

  1. d) Préstamos a corto plazo

Las empresas que no pueden obtener una línea de crédito pueden buscar el préstamo de capital de trabajo a corto plazo de un banco.

Habiendo conocido brevemente las fuentes del financiamiento del capital de trabajo, comprendamos la naturaleza del ciclo del capital de trabajo.

La naturaleza o la duración del ciclo del capital de trabajo difiere de una empresa a otra y varía según los sectores.

Por ejemplo, el ciclo de capital de trabajo en una empresa manufacturera suele ser positivo si existe un desfase entre los bienes producidos y los bienes vendidos.

Sin embargo, existe la posibilidad de un ciclo de capital de trabajo negativo en negocios específicos.

Un claro ejemplo de un ciclo de capital de trabajo negativo lo vemos en los modelos de negocios de un súper mercado o hipermercado.

En este sector, los clientes que vienen a comprar pagan en efectivo y, por lo tanto, no hay deudores o el período de cobro es de 0 días.

En este tipo de negocios todos los artículos en la tienda se toman de proveedores y tienen un período de crédito disponible para pagar.

Por lo general, estas empresas disfrutan del enorme efectivo e incluso pueden ganar intereses con el efectivo hasta que el dinero deba pagarse a los proveedores.

Por lo tanto, estas compañías tienen un ciclo de capital de trabajo negativo.

Con los dos ejemplos anteriores, vemos que el ciclo de capital de trabajo puede variar de negativo a positivo, en donde se necesita responder la pregunta sobre cuál es el nivel óptimo de ciclo de capital de trabajo.

Básicamente, no se puede llegar a las reglas básicas ya que el ciclo del capital de trabajo varía de un sector a otro.

La comparación con los pares en una industria similar es más significativa cuando se analizan las empresas y su eficiencia operativa.

Además, el ciclo de capital de trabajo puede fluctuar dependiendo del producto fabricado, su estacionalidad y vida útil junto con muchos otros factores.

A veces, la previsión deficiente, el cambio en las políticas gubernamentales y eventos inesperados pueden cambiar los ciclos de capital de trabajo y sumarse a los problemas de financiamiento del capital de trabajo.

Por lo general, las empresas utilizan una proporción entre el capital de trabajo y las ventas para ver si el negocio se está moviendo en línea con el desempeño/referencia de la industria.

El nivel también puede depender de los planes futuros, pronóstico de ventas, diversificación de productos, etc.